SUEZ Water - Agua y tecnologías hídricas

La empresa de alimentos mejora enormemente la calidad de las latas y extiende el intercambio de agua de enfriamiento

Desafío

En una planta de producción de salchichas y carne enlatada en Alemania, utilizaban 13 autoclaves con inmersión total en agua (Rotomats). Los autoclaves estaban conectados a un sistema de enfriamiento abierto por evaporación para reutilizar el agua de enfriamiento usada después de cada lote. El agua de enfriamiento se trata con dióxido de cloro para el control microbiológico. El agua se cambia el segundo fin de semana del mes para reducir la formación de manchas en las latas.

Desde 2005, las autoridades locales prohíben el uso de iones metálicos, como zinc o molibdato, como inhibidores de corrosión para el tratamiento de agua. A fin de proteger las latas y los equipos de esterilización contra las incrustaciones y la corrosión, se utilizaba un inhibidor de fosfonato y aminas. Sin embargo, las latas presentaban corrosión y depósitos con frecuencia después de la esterilización. Por lo tanto, era necesario recurrir a la limpieza manual y abordar las quejas de los clientes debido a latas corroídas.

Solución

En SUEZ llevamos a cabo una inspección minuciosa de los esterilizadores y del sistema de enfriamiento. A partir de los resultados, se seleccionó uno de los nuevos inhibidores de corrosión sin molibdeno de la línea FoodPro* ST para realizar una prueba práctica en uno de los Rotomats.

Dado que el Rotomat aún estaba conectado al sistema de enfriamiento, el agua de enfriamiento se trató con un producto de la competencia. El cambio al producto FoodPro ST demostró una gran mejora en el aspecto de las latas. Debido al buen resultado, se decidió llevar a cabo una prueba a escala máxima en la totalidad de los Rotomats y del sistema de enfriamiento.

Resultado

Procesamiento en una empresa de alimentosTras cambiar por completo el proceso y el agua de enfriamiento, se introdujo el producto FoodPro ST8070 como inhibidor de corrosión e incrustaciones, y se usó en todos los Rotomats. Las latas no presentaban corrosión, ni siquiera en la muesca de las tapas con anilla de apertura fácil o en la grieta entre la tapa y el cuerpo de la lata. El brillo y la limpieza mejoraron en gran medida, de modo que ya no fue necesaria la limpieza manual posterior a la esterilización.

Por lo tanto, fue posible mantener por más tiempo la limpieza del agua de enfriamiento, lo que permitió prolongar el período de cambio total del agua de enfriamiento a 4 semanas.