SUEZ Water - Agua y tecnologías hídricas

Productos químicos de tratamiento del agua de alimentación

Reduzca la corrosión, las fallas relacionadas con el oxígeno y los costos de mantenimiento con el conjunto de removedores de oxígeno de SUEZ

Incluso cuando se trata adecuadamente con un desgasificador, el agua de alimentación de la caldera normalmente contiene trazas de oxígeno que presentan un riesgo de corrosión para la metalurgia del agua de alimentación y la caldera. Las picaduras causadas por el óxigeno pueden provocar fallas rápidas en las líneas de agua de alimentación, especialmente en los economizadores, así como en las calderas y las líneas de condensados. Un programa de tratamiento eficiente con removedores de oxígeno es esencial para cumplir con los estándares industriales y minimizar los períodos de inactividad no planificados, las pérdidas de producción y los costos de mantenimiento.

Lo más destacado del producto

Removedores de oxígeno para el tratamiento del agua de alimentación de calderas

Los removedores de oxígeno de SUEZ para el agua de alimentación de calderas incluyen varios removedores de oxígeno inorgánicos y orgánicos que pueden cubrir todos los requisitos del agua de alimentación de sus calderas.

Serie CorTrol IS

La serie de productos CorTrol IS está integrada por removedores de oxígeno inorgánicos con una química común basada en sulfitos. El sulfito (SO3) es el removedor de oxígeno más rápido, especialmente al combinarlo con un catalizador. Es adecuado para aplicaciones de generación de vapor que operen por debajo de 900 psig (62 barg). Los productos CorTrol IS están disponibles en polvo y en líquido para satisfacer mejor las necesidades de su aplicación.

Serie CorTrol OS

La serie de productos CorTrol OS está integrada por removedores de oxígeno orgánicos que reagrupan múltiples sustancias químicas, como DEHA y carbohidrazida, entre otras. Los removedores de oxígeno orgánicos son adecuados para aplicaciones de generación de vapor de alta presión (por encima de 900 psig/62 barg) y alta pureza en las que es necesario limitar el ingreso de sólidos disueltos totales (TDS).

Características y beneficios

Beneficios de tratar el agua de alimentación de calderas con removedores de oxígeno

Tratar el agua de alimentación de sus calderas con el conjunto de removedores de oxígeno de SUEZ sirve para prevenir fallas rápidas del sistema de agua de alimentación y los costosos períodos de inactividad de los equipos de generación de vapor. Los beneficios de tratar el agua de alimentación de sus calderas incluyen:

  • Controla las picaduras causadas por el oxígeno disuelto en el agua de alimentación, la caldera y los sistemas de condensados de vapor
  • Prolonga la vida útil y la confiabilidad de los equipos
  • Reduce los costos de mantenimiento asociados con el oxígeno disuelto y las fallas en los equipos
  • Minimiza los niveles de hierro y cobre en el agua de alimentación y los condensados, lo cual reduce la carga de productos corrosivos que forman incrustaciones en la caldera
  • Reduce los costos de tratamiento químico del sistema de caldera

Estudios de casos

Preguntas frecuentes

¿Qué es un sistema de tratamiento del agua de alimentación de calderas?

Un sistema de tratamiento del agua de alimentación de calderas consiste en un paso de desgasificación mecánica y un paso de desgasificación química. Según su diseño, la desgasificación mecánica puede producir agua con oxígeno disuelto de 7 a 3000 ppb en forma de O2. El paso de desgasificación química está diseñado para neutralizar el riesgo de este oxígeno residual, reduciéndolo lo más cercano a cero que sea posible.

¿Cómo funciona un sistema de agua de alimentación de calderas (desgasificador mecánico)?

La desgasificación mecánica se basa en la tendencia de los gases a tener una solubilidad reducida en el agua a una temperatura más elevada y la tendendencia de cada gas a buscar un equilibrio y distribuirse de forma pareja en un espacio determinado. Los desgasificadores térmicos aumentan las temperaturas del agua para conducir al oxígeno fuera del agua. Los desgasificadores por presión inyectan vapor para crear un ambiente caliente y sin oxígeno, en el que el oxígeno disuelto querra transferirse con mayor facilidad. Los desgasificadores por vacío se basan únicamente en el segundo principio de un espacio sin oxígeno, sin la ayuda de temperaturas más elevadas. Cada diseño tiene ventajas y desventajas y presenta diferentes niveles de rendimiento.

¿Qué son los removedores de oxígeno para el agua de alimentación de calderas?

Los removedores de oxígeno se agregan al agua de alimentación de calderas para remover el oxígeno residual, generalmente después de un proceso de desgasificación mecánica. Existen diversas sustancias químicas que pueden usarse como removedores de oxígeno y presentarán diferentes beneficios. Para calderas de baja presión (<900 psig o 62 barg), suelen usarse tratamientos a base de sulfitos, ya que actúan rápido y son cómodos y económicos. Para calderas de alta presión (>900 psig o 62 barg), deben usarse removedores de oxígeno orgánicos para evitar la contaminación con azufre del vapor. En todos los casos, deben tenerse en cuenta factores operativos, como el PH, la temperatura y el tiempo de contacto, para garantizar una adecuada desoxigenación y protección del sistema.

¿Cuál es el propósito de colocar removedores de oxígeno en sistemas de calderas?

Incluso después de un proceso de desgasificación mecánica de alto rendimiento, puede quedar oxígeno residual que presentará un riesgo para el agua de alimentación, la caldera y los sistemas de condensados. Los daños causados por el oxígeno se observarán con mayor frecuencia en la sección de los economizadores del sistema de agua de alimentación, ya que la corrosividad del oxígeno aumenta proporcionalmente con la temperatura. La filtración de un economizador puede producirse solo horas después de la contaminación con oxígeno y puede provocar la interrupción total de la caldera. El tratamiento adecuado con un removedor de oxígeno puede prevenir estos incidentes costosos y ofrecer tranquilidad en caso de que un desgasificador falle.