SUEZ Water - Agua y tecnologías hídricas

Tratamiento de la corrosión del agua de enfriamiento

Minimice la corrosión para extender la vida útil de los activos en su sistema de enfriamiento

SUEZ siempre ha liderado el desarrollo y la provisión de productos químicos eficaces para el control de la corrosión del agua de enfriamiento. SUEZ ofrece diversos materiales y metodologías patentadas para el control de la corrosión que se pueden aplicar a lo largo de todo el espectro de niveles de pH para garantizar resultados sin resignar calidad bajo las condiciones más exigentes.

Tratamiento de la corrosión del agua de enfriamiento

Minimice la corrosión para extender la vida útil de los activos en su sistema de enfriamiento

SUEZ siempre ha liderado el desarrollo y la provisión de productos químicos eficaces para el control de la corrosión del agua de enfriamiento. SUEZ ofrece diversos materiales y metodologías patentadas para el control de la corrosión que se pueden aplicar a lo largo de todo el espectro de niveles de pH para garantizar resultados sin resignar calidad bajo las condiciones más exigentes.

Productos destacados

Tecnología GenGard* para sistemas abiertos de enfriamiento por recirculación

La tecnología GenGard* para sistemas abiertos de enfriamiento por recirculación es la tecnología más avanzada y eficaz para el tratamiento de agua en sistemas abiertos de enfriamiento por recirculación. La tecnología patentada de GenGard incluye un polímero tolerante al estrés (STP), una química mejorada alcalina ( AEC) y un azol resistente a los halógenos (HRA) en combinación con inhibidores de corrosión para acero a base de fosfato.

Características y beneficios del tratamiento GenGard para la corrosión

Al adoptar un enfoque proactivo ante el control de la corrosión, es posible enumerar las siguientes características y beneficios:

Mejora la productividad y la confiabilidad de los equipos

  • Maximiza la eficiencia de transferencia de calor
  • Mejora la producción del proceso
  • Reduce los tiempos de inactividad en limpiezas de rutina
  • Tiempo de respuesta extendido con ejecuciones más prolongadas

Mayor seguridad

  • Química más tolerante que ayuda a proteger los activos
  • Reduce los problemas por cortes no programados

Reduce el costo total de propiedad

  • Capacidad de utilizar fuentes de agua alternativas
  • Equipos más limpios que permiten disminuir los costos generales y realizar menos limpiezas

Rendimiento rentable

  • Protección superior en comparación con cualquier otra química disponible en el mercado
  • Costos competitivos con respecto a las alternativas del mercado

Corrosión

¿Qué es la corrosión?

La corrosión es la destrucción de un metal por reacción química o electroquímica con su entorno. En los sistemas de enfriamiento, la corrosión provoca dos problemas básicos. El primero y más obvio es la falla del equipo con los costos derivados del reemplazo correspondiente y el tiempo de inactividad de la planta. El segundo es la disminución de la eficiencia de la planta debido a la pérdida de transferencia de calor, resultado de las incrustaciones en el intercambiador de calor provocadas por la acumulación de productos de la corrosión.

La corrosión se produce en el ánodo donde el metal se disuelve. A menudo, este se encuentra separado por una distancia física con respecto al cátodo, donde se produce una reacción de reducción. Existe una diferencia de potencial eléctrico entre estos sitios, y la corriente fluye a través de la solución desde el ánodo al cátodo. Este proceso se ve acompañado del flujo de electrones desde el ánodo al cátodo a través del metal.

Control de corrosión

¿Qué es el control de la corrosión en los tratamientos de agua?

El control de la corrosión requiere un cambio en el metal o en el entorno. El primer enfoque, cambiar el metal, resulta costoso. Además, los materiales altamente aleados, que son muy resistentes a la corrosión general, son más propensos a fallar por mecanismos de corrosión localizados, como el agrietamiento por corrosión bajo estrés.

El segundo enfoque, modificar el entorno, es un método práctico y ampliamente utilizado para prevenir la corrosión. Hay tres formas de realizar un cambio en el entorno para inhibir la corrosión.

  • Formar una película protectora de carbonato de calcio en la superficie del metal utilizando el calcio natural y la alcalinidad del agua.
  • Eliminar el oxígeno corrosivo del agua, ya sea por desaireación mecánica o química, o agregar inhibidores de corrosión.